Con ganas de escribir, parte 1

Hacía mucho tiempo que no me animaba a escribir nada, ni por acá, ni en papel ni en ninguna parte, supongo que trabajar todo el día detrás de una pantalla efectivamente cansa, pero ahora me animé y bueno, aquí vamos:

No quiero escribir para nadie hoy, sólo para mi. Quiero dejar un registro del 11 de febrero de 2013, de lo bien que anda todo, de lo genial que es poder finalmente disfrutar de lo que se hace cuando se hace con ganas y motivación. Dejar un registro de como todo y nada cambia en 365 días; para muchos sólo un momento, para otros en cambio, una eternidad dependiendo cual sea el fin que se quiera alcanzar.

De como cuando la magia se crea, siempre está, independiente tiempos y distancias. De como cuando uno quiere, puede o al menos tiene toda la fe de creer. De como las cosas o personas que siempre estuvieron ahí, dependiendo la circunstancias, cobran una relevancia enorme y de como me he dejado sorprender por otras personas que agradablemente se han mostrado y portado espectacular conmigo.

De disfrutar vacaciones y momentos con la gente que siempre ha estado, está y estará sin nunca pedir nada a cambio. De conectar con personas y momentos absolutamente distintos a todo lo que conocí, y de estar orgulloso de manera anónima de que la gente sea ganadora en sus propios caminos.

No quiero escribir un post con sentimentalismo barato del corte “los quiero a todos, gracias por estar ahí” porque independiente si refleja o no mi sentir, no es mi estilo.

Sin embargo quiero dar las gracias. Gracias a los que se han tomado unos whiskys de más este año compartiendo un cuento o aventura nocturna. Gracias a las que nunca dijeron ‘no’ cuando se les pidió ayuda en el trabajo. Gracias a los que escucharon, a quienes quizá yo nunca escuché cuando lo necesitaron, se agradece el cachetazo.

Pero más que nada, y como mis amigos sabrán, a una en especial. Darte las gracias a ti por enseñarme a mirar las cosas desde otro lado. Mostrarme que hay más en el mundo que Jaime Sainte-Marie y esa parada ‘no quiero a nadie y tampoco me interesa que me quieran’. Me mostraste de una manera absolutamente sorprendente de lo que yo mismo soy capaz, de que si le pongo suficientes ganas, energía, tiempo y corazón a algo, soy (y somos todos) capaz de cambiar el mundo que me rodea.

Sin darte cuenta me estás haciendo dar pasos gigantes en mi vida que debería haber tomado hace más tiempo, atreverme a cambiar lugares de comodidad por incertidumbre. A perder el amado control para dejarme sorprender.

Nacimos en lugares equivocados, pero en el tiempo perfecto. Nos conocimos en el tiempo perfecto y nos entendimos en perfecto tiempo. Disfruté cada momento que se nos dio, e incluso inventamos momentos que no estaban destinados a existir. Eso es magia. Nosotros la creamos.

¿El futuro? No lo conozco ni pretendo hacerlo. Nosotros lo creamos para nosotros. A mis amigos les digo que siempre vamos a estar, ya sea en quebradas llenas de espinas, corriendo de los perros o en sectas a media tarde. Nos vemos el viernes.

Al resto le digo que estén expectantes, que nunca dejen pasar la oportunidad de conocer a alguien nuevo, nunca sabrás de cosas nuevas si no se atreven a conocer, fallar y levantarse de nuevo.

Por último, a ti no tengo nada que decirte que no te haya dicho. No se como vamos a hacer, pero si se que lo vamos a lograr. Antes que nos demos cuenta vamos a estar nuevamente viendo la cursi puesta de sol con nuestro misil de cerveza.

Así Que Agarra Tu Maleta
El Bulto (roncador), Los Motetes
El Equipaje, Tu Valija
La Mochila Con Todos Tus Juguetes

¡Dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo!

Lo mejor está por venir. Siempre.

31 de diciembre

No sé de que se trata el post de hoy, pero un saludo de año nuevo no es.

Creo que a estas alturas del partido deberíamos empezar a valorar los merecimientos más que los deseos.

Si usted es una persona buena, que hace las cosas con buenas intenciones, que siempre está ahí, sepa que las cosas buenas le van a pasar más pronto que tarde.

Imagen

Por otro lado, si usted es un hijo de perra mal nacido, ladrón y come guaguas, al principio lo va a pasar la raja, pero cual tortilla de arroz de la abuela, todo se le dará vuelta al final.

Por favor, entienda que el tema no es textual, porque hay algunos que creen ‘si he sido un jote todo el 2012… me jotearán a mi?. No; es más del tipo ‘si he sido un c#liado todo el 2012, bueno, aplique el verbo en primera persona para el año que viene.

Ya sabe, si usted ha sido un buen chato, amigo de sus amigos, que riega las plantas y que a veces contesta una encuesta en la calle, la vida lo premiará si o si. Por el contrario, bueno, compre rodilleras.

Un abrazo para todos, disfruten lo que queda del 2012 y hoy antes de dormir, ponga un pie en el suelo y duerma anclado.

Placeres simple de la vida moderna

Digamos que la gente trabaja para poder (sobre)vivir de manera cómoda y, si el mundo lo permite, darse uno que otro gusto o los llamados ‘placeres’ verdad? Bueno, para los que tenemos menos lucas en el bolsillo, hemos tenido que acostumbrarnos a gozar de las cosas simples de la vida, lo que no quiere decir que sean menos placenteras. Aquí les dejo mis placeres diarios, esas activiades poco glamorosas que durante un segundo nos hacen sentir en las nubes… 1,2,3 GO!

Cortarse las uñas: Lo dije, es una de las cosas con menos glamour, e incluso si se llega a encontrar con residuos ajenos llega a ser asqueroso, pero con una mano en la cuchara: ¿No es la raja el momento en que esa incómoda garra del dedo chico del pie, que nos hace daño cuando vamos caminando por la calle, abandona de manera temporal nuestro malogrado cuerpo?

Sonarse: Invierno, lluvia, resfrío y todos habdando adsí. Obvio que además de la agradable tos de la noche vienen los compañeros estornudos y unos que jamás fallan: Los famosos mocos, loros o como sea que les llamen. Entonces señor lector, dígame una cosa ¿No son sencillamente grandiosos esos 2 o 3 segundos post-sonarse donde nuestras fosas nasales se encuentran despejadas y sentimos como si la frescura del Polo Norte entraran directo a nuestro cerebro, sin un Halls de por medio?

Ducharse después de hacer deporte: Osea, voy a suponer que después de hacer deporte, porque los pulmones oxigenados producto de actividad física no son mucho mi fuerte, a pesar que ahora último estoy tratando de ponerle color, pero eso es otro tema. Es tan espectacular sacarse la

“Mira mamá, la piel de una anaconda!… Oh, wait”

mugre del cuerpo mientras el agua nos recorre cual caída de agua recibe la vertiente de río, que al terminar la experiencia nos sentimos como nuevos. Sólo se me ocurre que es como cuando las serpientes dejan su piel que parece condón por una nueva. ¡Un aplauso para la sabia naturaleza!

Ir al baño con ganas: Saliste a comer, abusaste del cheque de restaurante o del tenedor libre, además le pusiste weno al postre y el perla le sumó un café. Minutos después sucede lo impensado: un cosquilleo en la panza (no, no es una canción de Arjona) pero no de amor, si no que de algo parecido, dolor (</3) y para peor cachai que el baño del lugar no tiene pestillo y que falta un buen rato pa llegar a la pega o casa. Minutos de infierno que sólo son recompesados en ese momentos de inflexión en nuestras vidas, donde el tiempo se detiene y bajamos kilos que ni el mejor cirujano nos podría quitar tan rápido. Después caminamos con la sensanción de flotar sobre el piso. Mágico.

Escuchar nuestra canción favorita en la radio: Si sé que estamos en el 2012, que hay mp3, teléfonos, discman (?), streaming y cuanta cháchara para escuchar nuestra música, pero hay algo que es impagable: Saber que, al igual que tu, hay miles de pelotudos escuchando esa canción al mismo tiempo, con la misma interferencia producto de la mala repeción de la señal. Es ahí cuando nos damos cuenta ‘Que tremenda la tecnología como conecta a la gente, y pensar que esto pasa por el aire!’ (Bueno, quizá no lo piensan, pero es tiempo de reflexionar al respecto)

Salir a dar una vuelta en el Ferrari a 180 km/h por la costanera: Que? ustedes no lo hacen?

Ver minas ricas en la calle: No sé si para las mujeres será igual, pero caminar en primavera y ver una mina con un vestido, bien arreglada y bonita caminando por la calle es casi tan maravilloso como encontrarse 10 lucas. Mmm, Ok, las 10 lucas son mejores, es que agrada la vista ver un espectáculo así, son unos minutos donde todos nuestros problemas desaparecen, el mundo se pinta de

‘Bemga mi prinzezitààààh a los vrasos de su bellakitòòò”

colores y mariposas, a ella le salen rayos de luz de dudosos lugares y hasta suena música de fondo. Lástima que todo se interrumpe cuando cachai o que está conversando con un gremblin que es su mejor amiga o que pololea con el hipster-picado-a-alternativo-pero-que-en-verdad-es-un-pokemon-2.0 que está en la esquina o con ese cuma que le chupa hasta la garganta con el beso que le chanta en la jeta cuando la saluda.

En fin, quizá no sean los gustos más elegantes del mundo, ni mucho menos son cosas por las que nos esforcemos más de la cuenta, sin embargo son pequeñas acciones que mientras duran, nos hacen tocar el cielo, abrir nuestros brazos y tomar todas las estrellas del firmamento que titilan felicidad a la galaxia. (Bueno, quizá no tanto)

Y usted estimado click lector ¿Tiene algún placer simple que compartir, ya sea éste limpiarse las orejas, los clásicos  “5 minutos más” o despertarse a mitad de la noche, cachar que son las 2 am y saber que queda toda la noche por delante? Aquí tiene espacio para explayarse.

¿Que pasó LG?

Bonito pero tontito.

El primer teléfono dual core del mundo” decían unos, “El más rápido del mundo” decían otros. Bajo esa leyenda, era obvio que me iba a calentar por la joya que presentaba LG el año pasado, el que significaría mi paso desde mi amado Xperia X1 a un smartphone de gama alta (bueno, eso se suponía). No voy a entrar en detalles, solo hacer un poco de memoria sobre el último año, celulisticamente hablando.

A ver, partamos por lo bueno: A mi el teléfono estéticamente hablando me encanta. El material es la raja, la pantalla es clara y el brillo es maravilloso. Buenos colores, cámara, tamaño (4′ es lo justo y necesario, no más pantallas del porte de un tele porfa!), en fin, bastante bueno al principio.

¿Que pasó LG? Eras tan chévere, hasta que te mandaste los condoros típicos del macho dominante: Prometer lo que no pudiste cumplir. De entradita dijiste que la joyita tendría Android 2.3 casi con la boleta de compra. Ojo, lo compré en junio y actualizó en diciembre cuando ya todos hablaban de la versión 4.0 de roboc verde. Como si fuera poco, el teléfono, si bien en un principio es a toda raja, después de un tiempo (léase horas o un par de días) watea terriblemente. Se pone lento,  se queda pegado o simplemente (ya no

Malditas!

tanto al menos) se reinicia. ‘Quizá el laucher lo mata’, ‘Teni muchos widgets por washo’. Lo reiniciaron desde la misma compañía LG, onda, Entel jamás le ha metido mano, con launcher original y lo mismo. El Ferrari corre, pero 2 cuadras… Y no lo queremos para correr 2 cuadras, verdad? Insisto, si no fuera por estos ¿detalles? sería el teléfono ideal al menos para mi, pero los tiene, existen y me cagan la vida. Y lo peor, es que los chinos que lo inventaron ya no están ni ahí, sacaron el 3D, Optimus ME, ahora van por el 4x y los clientes con menos de un año de tener el aparatito, bueno, se lo pueden meter por donde no brilla el sol.

LG, después no nos enojemos si Samsung nos va ganando en cuota de mercado, si iPhone nos aplasta en ventas o si quiera un marginal como Nokia, de la mano de WP, nos saca cabezas de ventaja; se lo merecerían, eso por morder la mano que les da de comer: las personas.

El nuevo Nexus querían hacer. Gigante les queda ese poncho.

El contenido es el REY

De acuerdo al post ‘La publicidad online depende de numerosos factores para ser eficaz’ hay distintos motivos por los que un anuncio puede ser o no exitoso.  Un post bastante obvio que presenta uno que otro dato numérico que puede serle útil a más de alguno, pero que no aborda algo que creo se está haciendo altamente relevante en los tiempos de la Web 2.0: El contenido.

Quizá tenemos el banner de 728×90 centrado en la página de descuentos y promociones tipo ‘Grupote’ (vamos a usar un nombre ficticio para no tener problemas con la autoridad); sin embargo si no somos relevantes para el target, o mejor dicho, para el individuo al que estamos intentando seducir con la publicidad, tenemos la batalla perdida. Veámoslo así: tenemos la mejor oferta de autos, un aviso espectacular lleno de modelos, velocidad y vértigo pautado a las 22:00 hrs pero en un canal de cocina ¿Sirve de algo? Quizá a más de alguna mujer le interese o algún hombre esté viendo el canal, pero ciertamente no es lo mismo que si estuviera pautado en la final de la Champions League, cierto? Evite el comentario feminista ‘No sólo la mujer está en la cocina’, es un ejemplo nada más.

Bueno, acá es lo mismo. Los banners ya son medios anticuados, ensucian las páginas web y no siempre son de un diseño impecable, y como si fuera poco, algunas agencias pautan en cualquier lugar para cumplir con millones de impresiones e intentar cumplir con los clics planificados, sin embargo logran un CTR horrible ya que por cada 1.000.000 de apariciones logran 10 clics (números ficticios claramente).

¿No sería mejor hacer la pega un poco más a fondo, investigar sitios de real relevancia, que cliente efectivamente haga cosas llamativas para las personas, entregar algo más que un simple cuadrado saltarín (y a veces con una música desesperante) y hacer algo de calidad, con una estrategia detrás y bien pensada? Recuerden que en los tiempos que corren influye sustancialmente el contenido, la viralidad y lo social que podamos hacer las cosas. Google aporta con lo suyo con su botón +1 en los anuncios de Display, Facebook lo mismo con la segmentación al dedillo, lo que son deja sólo por preguntarnos ¿Estamos ofreciendo algo de real valor para el consumidor? No olvide que, al final del día, estamos comunicando para personas.

El GC de la pantalla más chica

Eso es un CG (Bueno, fue elegido con algo de maldad)

Facebook la hizo de nuevo. No sólo nos cambió el perfil que, para bien o para mal, creo es que refresh más drástico que la pequeña f ha hecho desde su creación (o bueno, al menos desde que yo soy usuario hace unos 4 ó 5 años), si no que ahora nos presentan una forma más de publicidad: poner anuncios en nuestro lector de feed (léase timeline, noticias, línea de tiempo, Primer Plano personal o como se quiera decir). Pero volvamos atrás para ver que la lógica planteada no es tan novedosa ni mucho menos creativa:

Hace unos años, cuando la televisión comenzó sus transmisiones por allá en 1936 probablemente no habían muchos programas que ver, sólo transmisiones bien locales. Luego, a medida que se fue extendiendo y generando contenido, algún tipo medio inteligente dijo ‘¿Y si metemos publicidad aquí?’ Ahora había que hacer que la programación fuera buena para que la gente viera los programas y las empresas de la época invirtieran más dinero en x canal. Al tiempo otro personaje inventa el control remoto, naciendo casi al instante el zapping (técnica de cambiar de canal apenas empiezan los comerciales o en su defecto, saltar de una señal en otra buscando algo entretenido para ver que la porqiería sin sentido que estamos consumiendo), lo que se volvió un dolor de cabeza ya que la gente podía no ver los comerciales. ¿Solución? Metamos una barrita con publicidad en medio de la transmisión ¡Que genios!

Hasta aquí se ve la lógica de Facebook: si la gente no pesca los anuncios de los costados, metamos publicidad donde si la vean, donde si estén pendientes todo el tiempo, algo tremendamente invasivo y molesto, ya que si veo las noticias de mis amigos, eso es lo que espero ver, no un ‘Haz click y gana un viaje/iPad/regalo’ o lo que sea que esté de moda; pero bueno, nadie nos obliga a ser usuarios, verdad?

Basado en el ejemplo anterios, podemos asumir lo que se viene para el futuro:

En las teleseries y programas se pueden ver las marcas como parte de la escenografía e incluso como parte del argumento en algunos casos (Entel es el rey de poner su logo en los teléfonos móviles en cuanto programa se presta para eso); por lo que no se sorprendan si el día de mañana en sus fotos sale un logo en la esquina inferior derecha, resaltan la marca que sale en los recuerdos de sus vacaciones o simplemente meten spots en los videos que subimos, total, es cosa de mirar a la pantalla un poco más grande para saber que se veía venir.

Hagamos el CV de nuestros fracasos

En éste blog no soy mucho de copiar y pegar desde otras entradas o de otros bloggers, pero éste post desde España en particular me llamó la atención. Léalo, no se va a arrepentir:

Deben premiarse los fracasos extraordinarios y castigarse los éxitos mediocres. #TomPeters

Comienzo mi post con esta cita, porque ya dice mucho de lo que yo trato de explicar en él.

Trabajando en RRHH te das cuenta de que lo único que se valora en las personas que concurren a un proceso de selección es la cantidad de éxitos que han tenido en su vida profesional. De hecho, elaboramos nuestros Curriculums con todos aquellos cursos y trabajos que hemos acabado de forma exitosa, e incluso los adornamos para que parezcan aún más bonitos.

Por el contrario, todo aquello en lo que hemos fracasado, todo lo que hemos dejado a medias, lo ocultamos como si fuera una mancha enorme en nuestra vida profesional y personal.

Si analizamos este comportamiento nos daremos cuenta de que la valía profesional en España la centramos única y exclusivamente en los éxitos o supuestos éxitos del candidato.

Cómo profesional de los RRHH creo que hacer los procesos de selección de esta forma choca contra la idea de basar la selección de personas no sólo en sus competencias técnicas sino también, en sus competencias personales.Si hiciéramos nuestro CV con nuestros éxitos y nuestros fracasos, no sólo conseguiríamos hacer procesos de selección más justos; conseguiríamos algo mucho más importante que es enseñar a las generaciones futuras que al éxito sólo se llega mediante el fracaso, que no hay que tener miedo a fracasar, a intentar, a inventar y a crear.

El caso del corredor Derek Redmond es la imagen de una persona que en la carrera más importante de su vida, la final de los 400 mts en las Olimpiadas de Barcelona, y siendo el máximo favorito, sufrió una lesión que le impedía seguir; podía haberse quedado tumbado y esperar a que se lo llevaran en camilla, podía haber ocultado el fracaso de no ganar esa carrera, pero decidió llegar a la meta cojeando, sufriendo y llorando de rabia y de dolor.

Según el modelo de perfil por competencias, si hoy en día valoramos en los candidatos su  RESILIENCIA o  capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas y de sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por los mismos; ¿cómo podemos encontrar esto en un CV dónde sólo nos ha puesto sus éxitos profesionales?

¿Y sí queremos saber su capacidad de Liderazgo? ¿Dónde buscamos en su CV cualidades como el conocimiento de sus debilidades y la forma de subsanarlas o  su carácter Innovador para buscar nuevas y mejores maneras de hacer las cosas? Va a ser difícil encontrar estas cualidades en un CV basado solamente en los éxitos.

Y así podría seguir intentando buscar toda una serie de competencias personales de un candidato, y jamás las encontraría en su CV, porque no me dice nada de todo aquello que ha intentado en su vida profesional y no le ha salido bien, no me dice nada de su capacidad para levantarse ante situaciones difíciles, no me dice nada en definitiva de su capacidad para asimilar los fracasos, y para saber que un éxito está compuesto de mil fracasos anteriores.

Es lo mismo que si para elegir a la persona con la que queremos compartir nuestra vida tuviéramos sólo en cuenta su parte buena, su capacidad para reir, para estar contento, para ayudarnos; pero despreciáramos la otra parte, los momentos en que llora, los momentos en los que necesita nuestra ayuda, los momentos en definitiva, de fracaso.

Lo que indica todo esto es que en España tenemos miedo al fracaso, y lo que es peor, los fracasos penalizan a la hora de optar a un puesto de trabajo. Los fracasos penalizan nuestro CV. 

Creo que ha llegado el momento de darle la vuelta a la forma de presentar los CV y a la hora de hacer los procesos de selección; creo que ha llegado el momento de que podamos estar orgullosos de nuestros fracasos, y orgullosos de nuestra capacidad para asimilarlos y para levantarnos.

Creo que ha llegado el momento por lo tanto de que en los CV pongamos nuestros fracasos, pongamos todo aquello que hemos intentado y no nos ha salido bien, todas las veces que hemos chocado contra la adversidad y la manera que hemos tenido para resolverlo y sobre todo, LA CAPACIDAD DE APRENDIZAJE que hemos tenido de esos fracasos.

No se trata por lo tanto de poner nuestros fracasos porque sí, sino porque de esa forma estamos demostrando algo para mi fundamental en una persona y por lo tanto también en un trabajador, como es su capacidad para aprender de los errores, su valentía para arriesgarse y no tener éxito, su orgullo por aquello que intentó y perdió y su fuerza de voluntad para aprender, intentar y volver a intentar hasta conseguirlo.

Prefiero a una persona que se haya curtido en el fracaso y que sepa que el éxito no es más que un premio a muchos fracasos, antes que a una persona que crea que sólo valen los éxitos.

  • El fracaso puede significar una oportunidad de aprender y despegar 
  • Los fracasos nos deben dar  impulso y ganas de salir adelante y progresar.
  • Somos seres humanos y tenemos derecho a equivocarnos, y no debemos tener miedo a equivocarnos.

Fuente:  Redes Humanas 2.0: Hagamos el CV de nuestros fracasos. – Juan Carlos Barceló

Lecciones de Enero

El 2011 no fue un eño exactamente bueno; ok, conseguí trabajo (al fin!) y me cambié de ciudad, pero de ahí en más no se si habrá sido raya para la suma, así que el 31 de diciembre/1 de enero fue algo así como un momento clave para tomar revancha, partir de 0 o lo que sea que cada uno piense, a pesar que realmente el  cambio de año no sea más que un sistema creado para tener cierto órden en como manejamos nuestros tiempos y medir que tan jóven se es.

Y resulta que las cosas parecen mejorar. Quizá no sustancialmente, pero mejoran, y para prueba quiero enumerar las cosas que he aprendido/descubierto en éstos primeros 31 días del supuesto último año de nuestra existencia (junten miedo!).

Como éste blog no es famoso, no tiene miles de visitas ni mucho menos genera lucas por publicidad, lo siguiente es una especie de bitácora para mi, para que en uno años más cuando alguien me pregunte ¿y que ha sido de tu vida estos último años? le responda con el link, lo lea y diga ‘éste chico es un crá!’ (Ok, quizá no).

Si a alguien le sirve, bienvenido, pero lo dudo, ya que muchas de las cosas que aquí saldrán probablemente ustedes ya las saben o han aprendido en sus respectivas vidas, pero al ser yo un muchacho lento, me toma más tiempo.

– No dependo del alcohol para pasalor bien. Quizá para ustedes es trivial, pero para mi es algo.

– Andar contento es contagioso: No es que sea Bob Esponja repartiendo arcoiris, pero he aprendido que no hay que darle mucha pelota a las cosas que no lo merecen.

– Mi nueva frase preferida: ‘Me chupa un huevo’ – Casi una nueva filosofía de vida.

– El que se enoja, pierde: Claro, es imposible andar de buenas siempre y con todo el mundo, pero a veces hay que saber decir ‘sabi que? filo, ya está, la cagamos… Ahora veamos como nos arreglamos, dale?’ Como leí por ahi en algún perfil de Facebook ‘El orgullo no engorda, trágueselo’

– Babasónicos tira más onda que la mierda.

– Haz lo que quieras, realmente lo que se te venga en gana, siempre y cuando no le causes daño a nadie, tengas las herramientas para hacerlo y estés dispuest@ a que puedes no estar en lo correcto, sin embargo cagarla es parte del proceso, acostúmbrate.

– No hay libro, consejo, estrategia ni nada que enamore o guste más a una mina que ser atento, sonreír y ser preocupado, el resto es improvisación. Simplemente se tu mismo y todo va a estar bien.

– De la situación más trivial puede resultar algo totalmente inesperado: un carrete, una ida al supermercado, una conversación en la pega, lo que sea, siempre atento sipo.

– Hay un lugar que se llama Gualeguaychú y tiene un carnaval a toda raja!

– L@s argentin@s no son mala onda como desde chico hemos creído. Son mejores para la pelota, qué le vamos a hacer?

– Los piercings duelen (al menos 4 días después y contando)

En fin, creo que hay más, pero de momento eso es como lo principal. Nada mal para un mes, eh?

Nota aparte para 2 personas nuevas que he tenido el agrado de conocer y que sería buenísimo no perder el contacto: Ana (creeme que la invitación a Bs As te la cobraré, así que revisa bien lo que quieras de Casa e Ideas para llevar de
conrabando!) y Dami (Ya te lo dije todo, ahora la gracia es hacer que me lo creas)

Finalmente, algo que hoy MUCHA gente me dio a entender que es real: ‘El que la sigue, la consigue’, así que en 29 días más cuento si he conseguido algo nuevo.

Esperemos que si.

Los números de 2011

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 5.100 veces en 2011. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 4 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Las MÁQUINAS de Maquinaria 2011

Éste post no intenta mostrar desde ningún punto de vista técnico u organizacional del recientemente efectuado ‘Maquinaria Festival 2011’ desarrollado en el Club Hípico ni algo mínimamente parecido, si no que es la visión de un fan de 3 grupos que tocaban y la maravillosa experiencia vivida el sábado 12 de noviembre recién pasado; algo así como un diario para no olvidar nunca uno de los mejores días de mi vida.

Todo partió bien ‘fuera de lo común’ ya que si bien uno siempre asocia el rock a machos mostrando su hombría, sangre y alcohol; mi partner de crimen de ese día fue una mina (que si no digo que se llama Bianca quizá me corte los huevos) que apaño al 100% y a quién le agradesco un montón haber estado ahí, ya que es algo que se quedará en mi cabeza para siempre.

Después de la parte emotiva del post, pongámonos serios:

Llegamos a eso de las 15:30 hrs creo, cuando el show de Duff McKagan’s Loaded estaba finalizando con un par de covers de los Guns n Roses (Dust n’ Bones e It’s so Easy), asi que escuchamos eso y después nos pasamos al escenario Claro a escuchar a Black Rabel Motorcycle Club, grupo que no conozco mucho pero bien ondero, particularmente su baterista (riquisima!). Como a la 3era canción decidimos ir a dar una vuelta para ver donde estaban los baños, las zonas para hidratarse, el tema de comprar comida y agua y todo lo típico que se hace antes de darse cuenta que lo único que queda para hacer hora es sentarse a esperar, pero valdría la pena.

17:00 hrs y parte una de mis grandes razones para haber ido al festival: Down. Debo confezar que al principio pequé de soberbio pensando ‘quién además de mi va a cachar Down?’… Idiota po, ya que entre más pasaba el rato, más metaleros de poleras negras con

Down at finest

la cara de Anselmo llegaban al Transistor Stage a vivir lo que fue el show de hora y media: una verdadera guerra de rock pesado, cerveza, mucha tierra y por sobre todo un desborde de energía enorme. Jamás vi a Pantera en vivo más que en videos y, como todos sabemos, jamás lo veré; pero ver a su frontman y su ‘side project’ era de esas cosas que jamás pensé que llegarían a Chile (como tampoco pensé ver nunca a Buckcherry), por lo que la emoción tanto mia como del resto de los que estabamos ahí era triple.

Parte sonando Hail The Leaf  y de ahí en más el cuento no paró. La fuerza del grupo en vivo es demoledora. He leído harto que el sonido falló mucho, pero como yo estaba adelante, se escuchaba a toda raja. Tocaron sólo una canción del último disco Over The Under (The Path), el resto, puras canciones más antigüas: Lifer, Losing All, Eyes Of The South y las solicitadas por el público Stone The Crow y, para cerrar junto a Duff y Bordin de Faith No More, Bury in Smoke. Show tremendo y se despiden prometiendo volver a Chilito. Ojalá así sea. Para los curiosos, les dejo el setlist completo acá.

19:30 hrs y comenzaba en el escenario de al lado lo que muchos fueron a ver, Alice in Chains; pero como no me interesaba, fuimos a comer algo y a esperar a Cornell (que tampoco fui a ver, pero a la mina si, y gritó todo el show del mino con pinta de vagabundo cual teenager en concierto de Justin Bieber). Cuando salió el ex Soundgarden, debo decir que no fue fome a pesar de ser un show acústico, pero para un experiencia 100% había que ir con polola. Esa noche lo más probable era que salierai con compromiso de matrimonio ya que fue realmente íntimo. No lo vi entero, pero si escuché algo de Audioslave (Like a Stone), de Soundgarden (Black Hole Sun) y, a lo lejos, el cover de Imagine de John Lennon entre otras (acá el resto).

20 minutos de retraso, escenario completamente blanco y decorado con arreglos florares ¿Que carajo? Sólo un grupo como Faith No More en donde Patton declaró ‘estar en casa’ se puede dar el lujo de tener una decoración así para que, luego de tocar el King For a Day… Fool for a Lifetime completo (con las Horny Horns para Star A.D.) se pusiera a recibir/dar escupos a medio mundo, algo que a éstas alturas es un sello.

¿Cómo describir lo de FNM? Simple y en palabras de las mismas personas a mi alrededor, y cito a una mina exquisita que estaba al lado mio y que coreó el disco completito: ‘He visto a Faith No More 2 veces antes, y éste es por lejos el mejor concierto que han hecho’. Más claro, imposible.

Cuando terminó el punto más alto de la noche, que fue innegablemente Just a Man con coro tipo iglesia incluido, los 5 músicos (5 porque además tocó el guitarrista original del disco Trey Spruance) se retiran, al igual que la gente. Babosos, porque FNM volvió y como yo me avispé y vi que no sacaban nada, me quede y terminé más adelante, para escuchar lo que seguía, donde destacó Ashes to Ashes, un clásico. ¿Qué más sonó? Bueno, acá la lista completa del show.

Finalmente a eso de las 12 y algo tocaba el turno de ellos, de uno de los Big Four del thrash metal y que no necesita mayor presentación que ‘Megadeth, Megadeth, agüante Megadeth!‘. Como ya era mi tercera vez que los veía, uno sabe más o menos para donde va la mano, sin quitarle en lo absoluto la emoción al coloro y su pandilla: Abrieron con Trust, y de ahí en más sonaron clásicos como Hangar 18, Angry Again y también Whose life (is it anyways?) y Public Enemy N°1 que debutaron en su amado Santiago, con un ‘happy birthday’ a Ellefson incluido. Más detalles del setlist, bueno, ya saben donde.

A esas alturas las piernas, la voz, la espalda ni nada da más. Un día maravilloso, lleno de increíble música, shows espectaculares y grupos realmente de nivel mundial. Créanme, no hay lucas mejor gastadas que ir a un concierto.

Y para cerrar, citar a Down al final de su show: ‘…and she’s buying a stairway to heaven’

Si quieren fotos; jueguen aquí

Una pequeña muestra de la magia: Just a Man