Desde la vereda del CONFORMISMO

Nada de temas en particular, hoy es sólo pelea, conformidad y descontento. Básicamente 12 años después de verla, una frase del Club de la Pelea me hizo click:

‘Trabajamos todas nuestras vidas en trabajos que odiamos para comprar mugre que no necesitamos’

Nos comemos las reglas que nos imponen a pesar que sean injustas. Consumimos cosas que no necesitamos, y si no funcionan, no alegamos ‘porque nos da lata’, cuando en verdad es vergüenza. Le echamos la culpa al de al lado, peleamos las peleas ganadas y le tomamos la mano a la persona que el resto elige o acepta para nosotros.

Nos enseñan a no fallar o a avergonzarnos cuando lo hacemos, basura. Nos venden el amor en cajas de chocolates, flores y joyas, pero la rabia y el descontento tenemos que ocultarlo sólo porque nadie lucra con ellos, ya ni si quiera la música.

Nos sorprendemos cuando todo está bien porque no se supone que así sea; no se supone que todo funcione. Entendemos y aceptamos a alguien que hace mal las cosas sólo porque sí, y sentimos celos del que las hace bien y lo tiramos para abajo.

Destruimos nuestros sueños porque el resto no los tiene, matamos la ilusión del resto porque la nuestra murió hace mucho. Lloran la matanza de la naturaleza mientras usan chalecos de alpaca. Están conformes con su propia disconformidad, obvio, así es más cómodo.

Hablamos de conectarnos con los demás por medio de un muro de Facebook o un mensaje en Twitter. ¿Se darán cuenta que una mejor cámara no mejora al fotógrafo?

Si eres hombres, 3 en una noche es un gesta heroica, pero si eres mujer, ni si quiera eres una prostituta porque no cobras.

Nuestra verdad a menudo es una mentira, cómoda y entretenida.

Abre los ojos, no hay más que sólo esto allá afuera, lo bueno está aquí mismo, dentro.

*Inspirado en D12 – ‘Fight Music’

Anuncios

Acerca de jsaintemarie

Redactor @ Connect - Porta4

Publicado el 18 febrero, 2011 en Otros. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Compramos y perseguimos sueños y cosas que quizás no necesitamos, pero que satisfacen temporalmente el monstruo de la soledad que como sociedad llevamos.

    En una era hipermegamaxi conectada, estamos más solos que nunca y nos refugiamos en el único remanso de paz que nos hace sentir bien con nosotros mismos y los demás: consumir. Consumir bienes, sueños, personas. Lo que sea que nos permita olvidar que estamos y siempre estaremos solos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: