20° aniversario del BLACK ALBUM

Uff, ¿Cómo partir escribiendo de algo tan, pero tan grande como lo es el mítico 5to álbum de Metallica? Primero habría que mirar un poco hacia atrás:

Año 1986, sale el disco definitivo en lo que al thrash metal se refiere, el Master Of Puppets, por lo que ya no había mucho más que hacer y había que cambiar un poco el rumbo: muerte de Burton, Newsted a escena y a demostrar de una buena vez de lo que se es capaz, bienvenido …And Justice For All, la prueba de las máximas capacidades que Metallica podía demostrar, donde más que una banda conjunta, suena a la suma de 3 máquinas (Jason en éste punto sólo tocaba bajo, es la realidad) trabajando a 1000 RPM. Llenaron estadios, sacaron su video para ‘One’ y llega la fama. Otra vez al punto de partida: Cambiar el rumbo, y ésta vez de manera drástica.

Nuevo productor a las perillas, el odiado por muchos Bob Rock, quien venía de trabajar con bandas como Mötley Crüe y Bon Jovi (los archirrivales de ‘tallica), y con la propuesta de capturar en un disco lo que son capaces de hacer en vivo. ¿El resultado? Más de un millón de dólares en la producción, un año de trabajo, una gira que duró casi 3 y la apertura al mundo del heavy metal.

Como la idea no es hacer una biografía del disco (para lo que recomiendo documentales como Classic Albums: The Black Album y A Year And A Half In The Life Of Metallica) quiero poner un poco de lo que a mi parecer es éste importante disco. Si la intro fue larga, el post se viene enorme.

Vas a una disquería, en la M buscas entre Madonna y Megadeth el logo con las puntas en la M y la A y no lo encuentras por ningún lado ¿La razón? El disco es negro completamente, a menos que realmente mires el detalle donde finalmente se ve uno de los logos más reconocidos en la industria del rock acompañado por la serpiente de la bandera de Gadsden en color gris opaco, pagamos y nos vamos corriendo a la casa no sin antes abrir el disco en el camino (al carajo los MP3, disco como éste hay que escucharlos en CD, con parlantes enormes y dejarnos llevar por ese wall of sound que lo caracteriza) y ver una especie de poster con 4 caras a modo de grafitti: son Hetfield, Hammett, Ulrich y Newsted.

Llegas, pones el disco en el equipo de música, te acuestas y cierras los ojos dejándote llevar por el enorme poder de lo que se te viene encima.

Parte la intro con una guitarra limpia que de a poco comienza a crecer anunciando que algo malo va a pasar, la explosión de Enter Sandman ¡Cuánta razón tenía Lars al decir que ésta TENÍA que ser la apertura del disco, primer single y bote insignia de su creación!

Pesadillas, miedo y oscuridad, tormento de cualquier niño desde la lírica de un James que particularmente en éste disco ahonda profundamente en sus letras marcadas por sus propias experiencias que logra llevar a las masas de manera magistral (The Unforgiven no es otra cosa que el resentimiento contra su padre o The God That Failed es un cuestionamiento a la religión científico-cristiana que impidió el tratamiento contra el cáncer que termino con la vida de su madre).

No tiene sentido intentar explicar canción por canción el significado de las letras o tecnicismos sobre las mismas, ya que creo que las canciones toman vida para cada uno de nosotros de acuerdo a nuestras propias vivencias; pero lo que si hay que hacer es determinar las 4 piedras angulares de éste disco: El poder, la violencia, el feeling y el amor hacia lo que se hace determinados por la mencionada Sandman, Sad But True, The Unforgiven y Nothing Else Matters, canción que se supone jamás debió haber sido conocida por ninguno de nosotros.

El resto de los tracks no son el relleno típico de discos, si no que son piezas independientes que, en mayor o menor medida, funcionan y tienen vida propia, tales como Holier Than Thou, My Friend Of Misery ó The Struggle Within, aquí no hay nada que ponerle ni que sacarle.

Nos encontramos frente a un disco que aunque haya sido mostrado al mundo el mítico año 1991 (junto con otros discos definitivos para la historia del rock de parte de U2, Nirvana o Red Hot Chili Peppers entre otros) fue, es y será tan fresco como el día que fue creado, motivo que ha inspirado a todas y cada una de las bandas de rock pesado que existe hoy por hoy. Si en los 70’s fueron Led Zepellin, Black Sabbath o Motörhead, el siguiente abanderado en dirigir el rumbo fue claramente Metallica, no les quepa duda.

Ícono, estándar, joya o simplemente leyenda, estamos frente a un disco que queda grabado en la historia de la música y que logra la etiqueta de Inmortal junto al Back in Black, Appetite For Destruction, Nevermind y otros que pertenecen a ese selecto grupo.

Gracias Metallica por regalarle al mundo éste disco, gracias Metallica y feliz 20° aniversario del Black Album.-

Si ustedes tienen alguna vivencia, experiencia o sólo desean aportar, los invito a escribir aquí, en sus blogs, facebook o incluso con #BlackAlbumMetallica en Twitter.

Más información del disco (números, singles y más) en metallica.com

Anuncios

Acerca de jsaintemarie

Redactor @ Connect - Porta4

Publicado el 13 agosto, 2011 en Actualidad, Música y Conciertos y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: