Archivo del sitio

Lecciones de Enero

El 2011 no fue un eño exactamente bueno; ok, conseguí trabajo (al fin!) y me cambié de ciudad, pero de ahí en más no se si habrá sido raya para la suma, así que el 31 de diciembre/1 de enero fue algo así como un momento clave para tomar revancha, partir de 0 o lo que sea que cada uno piense, a pesar que realmente el  cambio de año no sea más que un sistema creado para tener cierto órden en como manejamos nuestros tiempos y medir que tan jóven se es.

Y resulta que las cosas parecen mejorar. Quizá no sustancialmente, pero mejoran, y para prueba quiero enumerar las cosas que he aprendido/descubierto en éstos primeros 31 días del supuesto último año de nuestra existencia (junten miedo!).

Como éste blog no es famoso, no tiene miles de visitas ni mucho menos genera lucas por publicidad, lo siguiente es una especie de bitácora para mi, para que en uno años más cuando alguien me pregunte ¿y que ha sido de tu vida estos último años? le responda con el link, lo lea y diga ‘éste chico es un crá!’ (Ok, quizá no).

Si a alguien le sirve, bienvenido, pero lo dudo, ya que muchas de las cosas que aquí saldrán probablemente ustedes ya las saben o han aprendido en sus respectivas vidas, pero al ser yo un muchacho lento, me toma más tiempo.

– No dependo del alcohol para pasalor bien. Quizá para ustedes es trivial, pero para mi es algo.

– Andar contento es contagioso: No es que sea Bob Esponja repartiendo arcoiris, pero he aprendido que no hay que darle mucha pelota a las cosas que no lo merecen.

– Mi nueva frase preferida: ‘Me chupa un huevo’ – Casi una nueva filosofía de vida.

– El que se enoja, pierde: Claro, es imposible andar de buenas siempre y con todo el mundo, pero a veces hay que saber decir ‘sabi que? filo, ya está, la cagamos… Ahora veamos como nos arreglamos, dale?’ Como leí por ahi en algún perfil de Facebook ‘El orgullo no engorda, trágueselo’

– Babasónicos tira más onda que la mierda.

– Haz lo que quieras, realmente lo que se te venga en gana, siempre y cuando no le causes daño a nadie, tengas las herramientas para hacerlo y estés dispuest@ a que puedes no estar en lo correcto, sin embargo cagarla es parte del proceso, acostúmbrate.

– No hay libro, consejo, estrategia ni nada que enamore o guste más a una mina que ser atento, sonreír y ser preocupado, el resto es improvisación. Simplemente se tu mismo y todo va a estar bien.

– De la situación más trivial puede resultar algo totalmente inesperado: un carrete, una ida al supermercado, una conversación en la pega, lo que sea, siempre atento sipo.

– Hay un lugar que se llama Gualeguaychú y tiene un carnaval a toda raja!

– L@s argentin@s no son mala onda como desde chico hemos creído. Son mejores para la pelota, qué le vamos a hacer?

– Los piercings duelen (al menos 4 días después y contando)

En fin, creo que hay más, pero de momento eso es como lo principal. Nada mal para un mes, eh?

Nota aparte para 2 personas nuevas que he tenido el agrado de conocer y que sería buenísimo no perder el contacto: Ana (creeme que la invitación a Bs As te la cobraré, así que revisa bien lo que quieras de Casa e Ideas para llevar de
conrabando!) y Dami (Ya te lo dije todo, ahora la gracia es hacer que me lo creas)

Finalmente, algo que hoy MUCHA gente me dio a entender que es real: ‘El que la sigue, la consigue’, así que en 29 días más cuento si he conseguido algo nuevo.

Esperemos que si.

De rockstar NADA

El fin de semana pasado fue ‘El Abrazo’, encuentro musical donde se juntó lo mejorcito tanto de la música chilena como argentina, con nombres como Chancho en Piedra, Lucybell, Charly García, Babasónicos, Calamaro, Los Bunkers, y por supuesto, ‘nuestro rockstar’ Jorge Gonzalez.

Ya que éste blog es de opinión personal, por ende no me interesa quedar bien con nadie, tengo que decir que al menos a mi no me calentó en lo absoluto todo el tema, en especial por que la gran mayoría son bandas que podemos ver a menudo en nuestro país, e incluso en distintas regiones; menos me motivaba después de visitas como Metallica, Megadeth, Green Day, Faith No More y demás monstruos que vinieran a nuestro queridito chilito.

Mientras pasaba la jornada y el #ElAbrazo agarraba fuerza en cuanta red social existe, era imposible no ir sabiendo lo que sucedía en el evento (a menos que viviera debajo de una piedra o no fuera chilensis). En fin, después de estar al tanto de lo que pasaba, salí a carretiar con unos amigos y, obvio, pusieron el streaming de la feria Cristal donde justo estaba ese ser, para mi indeseable, llamado Jorge González.

Está demás decir que no comparto sus ideas tanto políticas o artísticas, ya que Los Prisioneros, independiente de si fueron o no trascendentes en la historia musical chilena, me importan bien poco. El asunto es que el tipo más que a cantar, se dedica a hacer propaganda política como si viviéramos en el año ’87 o algo por el estilo (no me extrañaría que se hubiese mandado un ‘milicos de mierda’ en medio de la performance); sigue con el cuento de que el presidente acá, que la derecha allá, etc. El caballero (llamémoslo

así) depende aún de gritar a los 4 vientos que apoya tal o cual ideología política, aferrándose a ello, ya que hoy por hoy su música deja bastante que desear y básicamente depende de lo conseguido en los ochentas (tan de moda hoy por hoy.. ¿apestado? si, y mucho), por el contrario de su amigo Narea que ve a los tipos de San Miguel como ‘una banda que fue, en la que toqué y sería’.

Por otro lado, en las mismas redes sociales, leía cosas como (hablando sobre las palabras del susodicho) ‘…me refiero en cargarse hasta en la madre, decir las weas que nadie dice porque “así estamos bien y no hay peleitas…“, frases que no tienen nada que ver con el pensamiento que después corre por las calles alegando que dejemos atrás problemas de hace 30 años, que somos jóvenes que no lo vivimos, etc etc etc.

Pero bueno, una lástima que un evento musical y artístico termine, una vez mas, siendo el escenario para que un dictador (si, el mismo se transformó en uno en Los Prisioneros. ¿Irónico, ah?) se vuelva loco despotricando contra el gobierno democráticamente electo, democracia que él y todos sus seguidores pedían a gritos hace 3 décadas.